El Patchwork y sus orígenes

Hoy nos toca hablar un poco de la historia y orígenes del patchwork. Es importante mencionar que, por su naturaleza, es muy difícil investigar la historia del patchwork: ya que las telas son un material que no perdura en el tiempo. En la mayoría de los casos, los tejidos se destruyen y desaparecen. Sólo nos quedan muy pocos ejemplares de las obras del pasado. Además no hay una documentación propia de los quilts ni estudios profundos sobre esta temática. Unicamente en la actualidad se han realizado ciertas investigaciones en este campo.

El origen del patchwork

El patchwork es una técnica que consiste en unir telas para formar material de utilidad y remendar piezas existentes. En la antigüedad las telas eran difíciles de encontrar y el patchwork tenía un fin exclusivamente útil. Pero poco a poco, los artesanos textiles le dieron una dimensión decorativa.

Los egipcios

Según varias teorías la historia del patchwork empezó en el Egipto antiguo. Los antiguos egipcios manejaban la fabricación de telas de algodón, lana y lino y del arte de teñir. Practicaban el bordado y el apliqué.

Se han hallado indicios de técnicas de patchwork en varias tumbas: en el templo de Osiris, en Abidos, un faraón estaba envuelto en una capa acolchada. También la princesa Isimkheb fue hallada con una blusa aplicada. Y en la tumba de la Reina Esi-mem-kev, fue encontrada una tienda de campaña funeraria de patchwork, datada en el 980 a.C.

En las siguientes fotos ya podemos observar motivos de patchwork en piezas egipcias. Muy similares al Log cabin actual.


Según Marie Webster, una experta en historia del patchwork, el ejemplo más antiguo de patchwork es una manta de una reina en 960 a.C. que se encuentra expuesta en el Museo del Cairo. Casi nada.

Después de Egipto, los israelís exportaron esta técnica hacia el continente asiatico sobre todo. Lugares como la India o China tuvieron una gran tradición textil. Recordemos que China fue el origen de la seda.

En China hay hay unas colchas de seda decoradas datadas de +/- 770 a.C, así como una funda para silla de montar con aplicaciones del siglo V o IV a.C. en Siberia, entre otros. Se sabe que el pueblo chino y en general los asiáticos acolchaban su ropa para protegerse del frío y también de los ataques corporales.

La ruta de la seda

La Ruta de la Seda fue una red de rutas comerciales organizadas a partir del negocio de la seda china desde el siglo I a. C. Se extendía por todo el continente asiático, conectando a China con Mongolia, el subcontinente indio, Persia, Arabia, Siria, Turquía, Europa y África. Gracias a esta ruta y su conexión con Europa, el arte de trabajar la seda fue adentrándose en países como España, gracias a los árabes, y extendiéndose a Italia, Francia y resto del continente.

Pero se dice que fueron los Cruzados que trajeron el concepto de patchwork desde Oriente Medio a Europa durante el siglo XII. Antes de las Cruzadas, no hay referencia al patchwork en Europa, sólo ejemplos de bordado, sobre telas importadas de Oriente.

Al principio, los europeos adoptaron la técnica del acolchado con el mismo fin que en Asia , es decir para reforzar la ropa. Con el paso del tiempo fueron evolucionado la técnica, creando colchas para cubrir la cama, tal y como hacemos hoy en día..

Durante la Edad Media y luego todo el Renacimiento, se desarrolló el apliqué en paises España, Francia e Italia.

 El Quilt de Tristan (Tristan Quilt, o Guicciardini Quilt), está considerado como el quilt más antiguo que ha sobrevivido. Fue confeccionado en el siglo XIV. Está compuesto de 2 capas de lino y una capa de guata y luego acolchado.

Por desgracia muchas obras de esta época fueron destruidas en guerras o por el paso del tiempo.

Ya en siglos más recientes, colonos británicos fueron los que llevaron el patchwork a las colonias americanas. Este fue el origen de la influencia del patchwork en toda la cultura Amish.

 

La Revolución industrial:

La revolución industrial cambió el mundo por completo, revolucionó los transportes, la manufactura, la comunicación… y afectó también a la industrial textil. Las telas empezaron a estar mucho más disponibles y asequibles.

Los inicios de la Revolución industrial están marcados por el florecimiento de la industria textil, que experimentó un notable progreso, en especial la industria algodonera. En esa época, existían a menudo problemas en la fabricación, que llevaron a innovaciones complementarias.

También se introdujo la máquina de coser que afectó considerablemente al mundo del patchwork…

Deja un comentario