El Nacar y sus aplicaciones

El nacar es una sustancia natural dura, blanca, irisada que se forma en el interior de las conchas de algunos moluscos y que produce brillos y tonos de distintos colores cuando refleja la luz; está compuesta de carbonato cálcico, materia orgánica y agua y se emplea para hacer objetos de adorno.

El orígen de la palabra nacar

La palabra Nácar deriva del árabe: “naqqarah” que significa conchilla o cáscara.

Fue la reina Elizabeth I de Inglaterra, quien en el siglo XVI dio el nombre de “Mother of Pearl” o madreperla; al Nácar, material orgánico brillante, usado ya en el 3000 a.C. para embellecer objetos y joyas. El nombre alude al hecho que la conchas son, en cierta manera, las “madres” de las Perlas.

El Nácar es usado desde hace muchos siglos para la preparación de joyas preciosas y de objetos de arte. En China se descubrió varios siglos antes de la era cristiana que insertando pequeñas figuras al interno de un molusco todavía vivo era posible en breve tiempo obtener las figuras completamente cubiertas de Nácar. Estas pequeñas esculturas representaban las divinidades y en la esperanza que trajeran suerte a los hombres, se las colocaba al interno de los templos religiosos.

Durante el reinado de Elizabeth I de Inglaterra la demanda de Nácar creció de manera increíble y fue usada para la producción de una enorme diversidad de joyas. Todavía hoy el Nácar es muy amado, sobre todo en la industria de la relojera, como así también en la producción de objetos de arte, botones y decoraciones con incrustaciones.

Sus aplicaciones

Os mostramos algunas aplicaciones del nácar. Es curioso como objetos cotidianos utilizan este material y muchas veces pasan desapercibido a nuestros ojos. Las fichas de dominó «auténticas» están realizadas con este material. Muchos pendientes y colgantes utilizan el nacar en sus diseños, ya que se puede trabajar de manera sencilla a la vez que aporta un toque diferente a la pieza.

Abanico confeccionado en Nacar
Botones de Nacar

Deja un comentario